sábado, 22 de marzo de 2014

Los alumnos de 6º reciben el primer premio de narración colectiva en el 35 Aniversario de AFAS.

El curso pasado, los alumnos de 5º (ahora de 6º) participaron en el concurso de AFAS - Reina Sofía de narración sobre la discapacidad.

El pasado miércoles 19 de marzo, Pablo y Claudia, en representación de toda la clase (que también estaban en el teatro aunque no los veamos en la foto) recogían el premio en el Acto del 35 Aniversario de AFAS.






Para nuestra sorpresa, allí se encontraba hasta la presidenta de nuestra Comunidad, Mª Dolores de Cospedal y nuestros chicos han salido en Castilla - La Mancha TV.

Aquí os dejamos el enlace de la noticia de TV Castilla - La Mancha, donde podréis ver a nuestros chicos en el vídeo (min. 01:12 del reportaje).






También el enlace a Youtube donde se puede ver la noticia en TV La Mancha (Tele Surco) (min. 2:31 del reportaje):



Y, por supuesto, la redacción que estos chicos y chicas escribieron entre todos. ¡Viva el trabajo en equipo!

PSEUDÓNIMO: Hefesto

IGUALES PERO DIFERENTES

La discapacidad intelectual puede definirse como una discapacidad caracterizada por limitaciones significativas en el funcionamiento intelectual y en la conducta adaptativa que se manifiesta en habilidades adaptativas conceptuales, sociales, y prácticas. Dentro de esta amplia definición encontramos a personas con diferentes grados de Síndrome de Down, Síndrome de Asperger, y otros muchos casos con nombres que no entendemos y que resultan muy complicados. ¿No podríamos simplificar un poco las cosas nosotros, los niños?

Para nosotros, una persona que sufre alguna discapacidad intelectual es más que una definición de la enciclopedia con palabras raras e incomprensibles: es una persona normal, al igual que nosotros.

-   - Las necesidades que tienen estas personas son las mismas que las nuestras: comen, duermen, juegan, piensan, estudian, etc.
-     - Tienen los mismos derechos que nosotros.
-     - Sus familias desean lo mejor para ellos igual que las nuestras para nosotros.

Quizá ellos tengan limitaciones para algunas cosas pero nosotros también. A veces, algo que para nosotros está chupado, a ellos les resulta casi imposible de entender. Pero eso a nosotros también nos pasa con las Mates, la Lengua, el Cono y el Inglés. Si todos nos miráramos bien al espejo, todos veríamos que tenemos discapacidades y defectos, porque nadie es perfecto.

Los discapacitados algunas veces se sienten distintos y para que eso no ocurra debemos hacerles la vida un poquito más fácil, porque a todos nos gusta que nos hagan la vida fácil.
En realidad todos somos distintos unos de otros.
-       A algunas chicas de clase les gusta jugar al fútbol y a otras no.
-       Unos chicos prefieren el balonmano y otros, el voleibol.
-       Somos altos, bajos, delgaditos, regordetes, con los ojos verdes, azules o marrones, con el pelo largo, corto, rubios, morenos…
-       A unos se nos dan bien las Mates, a otros el Inglés, unos preferimos Música y otros Educación Física…

En definitiva: cada persona es diferente a otra con o sin discapacidad.

Es nuestra obligación como buenas personas ayudar para que esas diferencias nos hagan iguales para todo: para trabajar, estudiar, para jugar, para hacer deporte, etc.

Gracias a las ONGs y a otras organizaciones cada vez hay más gente que ayuda a estas personas. Porque vayan más retrasados que los demás niños, no quiere decir que no puedan hacer las mismas cosas o jugar a los mismos juegos. Ellos van a un colegio especializado, como el Ponce de León o el Reina Sofía, donde los profesores están preparados para atender a los niños tan bien como nos atienden a nosotros en nuestro colegio. Realizan muchas actividades y aprenden haciéndolas. Muchas de las actividades parecen muy divertidas ¡y seguro que a todos nos gustaría realizarlas!

Los discapacitados pueden aprender de nosotros pero nosotros de ellos mucho más. Nos pueden enseñar
-       a ser luchadores;
-       a no rendirnos ante las adversidades;
-       a que lo bueno de nuestras vidas desequilibre la balanza y a que lo malo no sea tan malo;
-       a ver el lado positivo a la mala suerte.

La vida de las personas con discapacidad intelectual enriquece nuestras propias vidas y por eso quisiéramos dejar de hablar de discapacidad intelectual para hablar de niños y niñas, sin más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario