sábado, 22 de marzo de 2014

Almirante Topete - Centro Bilingüe

Por si todavía queda alguien por ahí que no se haya enterado en Tomelloso, el CEIP Almirante Topete es un centro bilingüe desde este curso escolar.

¡Menuda alegría nos dio recibir nuestro cartel y qué bien luce en la puerta del cole!

Aquí tenéis a Belén, Gema y Paco (nuestro Equipo Directivo) con el cartelillo antes de colgarlo en la puerta.


Y os dejamos también un pequeño texto dedicado a las enseñanzas bilingües de parte de una de las maestras que imparten Sección Europea en el centro:

Belén, nuestra directora, me pidió hace unos días que escribiera unas palabras poniéndome en el lugar de una madre que tuviera que tomar la difícil decisión de dónde matricular a sus hijos. Creo que me resulta más fácil hablaros desde mi breve, pero enriquecedora, trayectoria profesional.

Hoy en día es fundamental para cualquier persona saber al menos dos idiomas (sobre todo si la primera lengua no es el inglés) para poder moverse con soltura por el mundo cada vez más globalizado. Para tener una educación completa y salir preparado al mundo laboral, es imprescindible saber al menos dos idiomas (el materno e inglés). Por eso, es necesario ocuparse de que los colegios o centros educativos dispongan de una buena oferta de lenguas extranjeras. La mayoría de educadores estamos de acuerdo en que cuanto antes se empiece a estudiar un idioma, más fácil y rápido será. En los últimos años se ha ido adelantando la edad de inicio para aprender un idioma en el colegio. Si antes los niños no empezaban hasta los 10 años, a día de hoy la enseñanza del inglés comienza ya desde la educación infantil. Pero, en el Almirante Topete, esto no nos parece suficiente para nuestros chicos, hemos dado un paso más y nos hemos embarcado en la aventura del bilingüismo.

Entiendo el miedo que esto puede suponer a las familias y frases como “Los niños no terminan de aprender bien los dos idiomas” o “Si apenas sabe hablar en castellano, ¿cómo va a aprender inglés? ¡Menudo cacao mental tendrá el pobrecito!”, no me son desconocidas.

Bien, dejemos atrás esas dudas. Los niños expuestos desde muy temprano a dos lenguas, crecen como si tuviesen dos seres monolingües alojados dentro de su cerebro. De vez en cuando, el niño podrá mezclar alguna que otra palabra entre los dos idiomas, pero esos casos son normales al principio, principalmente cuando los idiomas presentan palabras semejantes. Es más, esos pequeños fallos suelen desaparecer con el tiempo. Cuando dos idiomas están bien equilibrados, los niños bilingües tienen ventaja de pensamiento sobre niños monolingües, lo que quiere decir que el bilingüismo tiene efectos positivos en la inteligencia y en otros aspectos de la vida del niño. El aprendizaje de dos lenguas a la vez no representa ningún tipo de contaminación lingüística ni retraso en el aprendizaje. Además, estos niños son más creativos y desarrollan mejor las habilidades de resolución de problemas. Hablar un segundo idioma, aunque sólo sea durante los primeros años de vida del niño, le ayudará a programar los circuitos cerebrales para que le sea más fácil aprender nuevos idiomas en un futuro.

Los educadores coinciden en afirmar que es mucho mejor el aprendizaje precoz. Nosotros no podemos estar en los primeros tres años de vida de vuestros hijos e hijas, pero sí podemos intentar, desde que empiezan el “cole”, que estos niños y niñas tengan más contacto con la lengua inglesa y estén más expuestos a ella para que ese miedo intrínseco y ese rechazo que se ha venido manifestando por los alumnos hasta ahora ante el aprendizaje de una segunda lengua desaparezca.

Yo todavía no soy madre carnal y no puedo ponerme en vuestro lugar, pero me considero madre de todos los alumnos que han tenido la suerte, o la desgracia, de cruzarse en mi camino. En este aspecto, he sido “madre” de más de 1500 niños en mi breve carrera profesional, y puedo hablaros desde la experiencia de tutora de primaria, de profesora de idiomas y de profesora de centro bilingüe. Sin lugar a dudas, impartir clases en un centro bilingüe es, de lejos, mucho más gratificante. He visto cómo los alumnos que reciben una educación bilingüe no sólo aprenden de manera más rápida y natural un segundo idioma, sino también cómo entienden perfectamente la diversidad cultural de nuestro mundo y son más abiertos a nuevas culturas y a diferencias de pensamientos.

Y esto es lo que queremos y perseguimos día a día en el Almirante Topete. Queremos que nuestros alumnos sean personas tolerantes, abiertas al mundo, valientes y sin miedo a las dificultades a las que, seguro, tendrán que enfrentarse en la vida. Estoy segura de que eso es algo en que, vosotros como padres y madres y nosotros como “padres-maestros”, estamos de acuerdo.

Por eso, cuando finalmente tenga que tomar la decisión de dónde matricular a mis hijos, lo haré en un centro, por supuesto, público y, a ser posible, bilingüe. Y ojalá ese centro sea lo más parecido a esta gran familia que tengo ahora aquí, con todos vosotros, entre las cuatro paredes del Almirante Topete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario